Los filtros de spam de Gmail también funcionan en tu cliente IMAP desviando automáticamente a “[Gmail]/Spam” los mensajes sospechosos de ser correo no deseado y manteniéndolos fuera de Recibidos.

Si encuentras un mensaje que debería ser marcado como spam, simplemente muévelo a “[Gmail]/Spam”. Esto equivale a hacer clic en “Marcar como spam” en la interfaz web de Gmail y nos ayuda a mejorar nuestros filtros de spam.
Si encuentras un mensaje clasificado incorrectamente como spam, puedes sacarlo de “[Gmail]/Spam” y colocarlo en la carpeta adecuada de tu cliente.

Ten en cuenta que el cliente puede tener su propia tecnología de filtrado de correo no deseado, independiente del filtro de spam de Gmail. Recomendamos utilizar sólo el filtro de spam de Gmail y desactivar los demás filtros contra correo electrónico no deseado del cliente. Si a pesar de todo decides habilitar el filtro de spam del cliente, éste descargará una copia adicional de cada mensaje.