Por siglos el ser humano ha construido máquinas que imiten las partes del cuerpo humano, la robótica como hoy en día la conocemos, tiene sus orígenes hace miles de años.

los Robots eran conocidos con el nombre de autómatas, y la Robótica no era reconocida como ciencia, es más, la palabra Robot surgió hace mucho después del origen de los autómatas.

historia-evolucion-robotica

Los antiguos egipcios unieron brazos mecánicos a las estatuas de sus dioses;Estos brazos fueron operados por sacerdotes, quienes clamaban que el movimiento de estos era inspiración de sus dioses.

Los griegos construyeron estatuas que operaban con sistemas hidráulicas, los cuales se utilizaban para fascinar a los adoradores de los templos.

Durante los siglos XVII y XVIII en Europa fueron construidos muñecos mecánicos muy ingeniosos que tenían algunas características de robots.

Jacques de Vauncansos construyó varios músicos de tamaño humano a mediados del siglo XVIII.

Esencialmente se trataba de robots mecánicos diseñados para un propósito específico: la diversión.

En 1805, Henri Maillardert construyó una muñeca mecánica que era capaz de hacer dibujos.

Una serie de levas se utilizaban como “el programa” para el dispositivo en el proceso de escribir y dibujar.

Estas creaciones mecánicas de forma humana deben considerarse como inversiones aisladas que reflejan el genio de hombres que se anticiparon a su época.

Hubo otras invenciones mecánicas durante la revolución industrial, creadas por mentes de igual genio, muchas de las cuales estaban dirigidas al sector de la producción textil.

Entre ellas se puede citar la hiladora giratoria de Hargreaves (1770), la hiladora mecánica de Crompton (1779), el telar mecánico de Cartwright (1785), el telar de Jacquard (1801), y otros.

El ingeniero español Leonardo Torres Quevedo (GAP) (que construyó el primer mando a distancia para su torpedo automóvil mediante telegrafía sin hilo, el ajedrecista automático, el primer transbordador aéreo y otros muchos ingenios) acuñó el término “automática” en relación con la teoría de la automatización de tareas tradicionalmente asociadas a los humanos.

Karel Čapek, un escritor checo, acuñó en 1921 el término “Robot” en su obra dramática “Rossum’s Universal Robots / R.U.R.“, a partir de la palabra checa robota, que significa servidumbre o trabajo forzado.

El término robótica es acuñado por Isaac Asimov, definiendo a la ciencia que estudia a los Robots.

La robótica combina diversas disciplinas como son: la mecánica, la electrónica, la informática, la inteligencia artificial y la ingeniería de control.

Otras áreas importantes en robótica son el álgebra, los autómatas programables y las máquinas de estados.

Asimov creó también las Tres Leyes de la Robótica.

En la actualidad, la vaguardia de la robotica plantea la creacion de Marionetas roboticas, es decir, robots con apariencia humana y que igualen actitudes y acciones propias de los seres vivos.

Los primeros robots construidos en la Tierra (vistos, por ejemplo, en Yo, Robot) eran modelos poco avanzados.

Posteriores desarrollos en la robótica, permitieron la construcción de circuitos más complejos, con una mayor capacidad de autorreflexión.

Una peculiaridad de los robots es que pueden llegar a redefinir su concepto de “daño” según sus experiencias, y determinar niveles de éste.

Su valoración de los seres humanos también puede ser determinada por el ambiente.

Es así que un robot puede llegar a dañar a un ser humano por proteger a otro que considere de más valía, en particular su amo.

Asimov plantea en sus historias de Robots las más diversas situaciones, siempre considerando las posibilidades lógicas que podrían llevar a los robots a tales situaciones.

Uno puede llegar a encariñarse con los robots de Asimov, el cual nos muestra en sus historias Robots cada vez más “humanos”.

En El hombre bicentenario, Asimov nos narra la historia de Andrew Martin, nacido robot, y que lucha durante toda su vida para ser reconocido como un ser humano.

Están también R. Daneel Olivaw y R. Giskard Reventlov, que tienen un papel fundamental en la segunda expansión de los seres humanos y la consiguiente fundación del imperio galáctico.

asimo-medidas

Siendo los robots más complejos jamás creados, fueron capaces de desarrollar la ley cero de la robótica como corolario filosófico de la primera:

“Un robot no puede hacer daño a la Humanidad o, por inacción, permitir que la Humanidad sufra daño”.

R. Giskard murió en Robots e Imperio, tras verse obligado a dañar a un ser humano en virtud de la ley cero.

El problema fundamental con esta ley es definir “Humanidad”, así como determinar qué supone un “daño” para la Humanidad. R. Daneel logró asimilarla gracias al sacrificio de Giskard, convirtiéndose desde entonces en el protector en la sombra de la Humanidad.