La integridad de un disco duro se va deteriorando con el tiempo, la estructura física del almacenamiento lógico se daña a medida instalamos-desinstalamos programas o eliminamos archivos de uso recurrente o de uso temporal. Esto hace que poco a poco la información contenida en nuestro disco vaya quedando dispersa lo que exige que nuestro sistema trabaje más haciendo un mayor esfuerzo, dando más revoluciones y consumiendo más energía, en pocas palabras, nuestro ordenador trabaja de manera más lenta por esta pérdida de eficiencia.

Para resolver parcialmente este problema (no puede resolverse del todo) con el objetivo de mejorar el rendimiento, es necesario desfragmentar el disco, es decir, que la información se ordene en los sectores y clústeres más cercanos donde está contenida la información de cada archivo que conforman su totalidad.

Para entender el concepto ilustraré con un ejemplo práctico:

Imaginemos que se cae una taza de la mesa y se quiebra. Todas las partículas o trozos de la taza quedan dispersos en un radio de 2 metros, si queremos limpiar las partes con una escoba hay que trabajar más a que si hubieran quedado en un radio de 50 centímetros. Básicamente la desfragmentación acerca cada parte a lo que es en su totalidad la taza y así sería más fácil de limpiar-utilizar.

Para desfragmentar un disco en Windows XP:

  1. Mi PC, click derecho -> Propiedades
  2. Pestaña Herramientas -> Desfragmentar Ahora
  3. Analizar
  4. Desfragmentar

desfragmentar-disco

¡Listo! Has desfragmentado tu disco y seguramente el rendimiento de tu sistema mejorará.

Recomendación

Realiza análisis periódicos para evaluar si conviene desfragmentar el disco y hazlo solo cuando sea necesario.